¿Cómo elegir el papel impresora?

El papel impresora que vamos a utilizar lo tenemos que elegir dependiendo en primer lugar del sistema de impresión de la impresora.

Si vamos a utilizar una impresora de tickets tenemos que considerar dos categorías; el papel térmico y el papel Electra o llamado vulgarmente “normal”.

Hay una característica de la impresora que nos indica inmediatamente si la impresora imprime un tipo de papel u otro. Esa característica se ve a simple vista, ya que consiste en comprobar si la impresora utiliza una cinta de tinta. En el caso de que la utilice, el papel impresora adecuado es el Electra y si no la utiliza tendremos que usar el papel térmico.

De todas formas la mejor forma de saber el papel adecuado por supuesto es comprobarlo, haciendo una prueba con un papel, ya que no ocurre nada si nos equivocamos y no ponemos el papel impresora correcto, pero tenemos que tener en cuenta que si estamos utilizando una impresora térmica y ponemos el papel impresora al revés, entonces no imprimirá, por lo que antes de suponer que nos hemos equivocado de papel o de que tenemos una avería en la impresora lo que tenemos que hacer es simplemente darle la vuelta al rollo, de forma que imprima por el lado contrario al que lo pusimos la vez anterior.

¿Qué es el papel térmico?

El papel térmico es un tipo de papel  sensible al calor y se imprime a través de una tecnología llamada “impresión térmica directa “, es decir, imprime por calor, no por tinta.

El papel térmico tiene dos caras, una brillante y otra opaca. Cuando damos calor por la parte inferior, la cuál es opaca, la parte de arriba, más brillante, se oscurece, como si se quemara. En la capa superior se ha aplicado unos compuestos químicos que al ser sometidos al calor reaccionan entre si y desarrollan la imagen. Los principales componentes son un colorante, un sensibilizador y un desarrollador de color.

Si lo queréis comprobar mejor podéis encender un mechero y aproximar la llama al papel por la parte de debajo, sin que se queme, sólo un instante, y podréis comprobar que la parte de arriba se pone negra, y la de debajo se queda igual.

Este mismo sistema es el que utiliza una impresora para imprimir el papel, pero mucho más perfeccionado.

El papel térmico puede tener varios gramajes, dependiendo del grosor del papel.

El gramaje más habitual es de 55 gramos.

Si usamos un gramaje más grueso tenemos que usar una impresora especialmente preparada para ello.

VENTAJAS DEL PAPEL TÉRMICO

– Económico: no necesita tintas, cintas ni otros sistemas de impresión

– calidad: la impresión térmica directa es un sistema de gran fiabilidad. La calidad siempre es constante independientemente de la cantidad de datos a imprimir, ya que no necesita ningún consumible.

– fiable: los maquinas de impresión directa necesitan muy pocos componentes para su funcionamiento. Solo necesitan un cabezal térmico y un sistema elemental de transporte del papel, por lo que su nivel de averías es muy inferior a los sistemas de impresión de tinta.

– Sin limitación de hojas: Los rollos de papel térmico solo tienen la limitación de la duración del metraje.

– silencioso: la impresión se realiza totalmente en silencio, Solo se escucha el rodamiento del papel.

– Flexibilidad de tamaño: el tamaño se ajusta perfectamente al sistema de impresión utilizado.

– Ecológico: al no utilizar tintas ni tóner se puede considerar que es interesante desde el punto de vista ecológico.

COLORES DE LOS ROLLOS DE PAPEL TÉRMICO

Actualmente podemos encontrar en el mercado rollos de papel térmico de varios colores. Concretamente hay 5 colores: blanco, rosa, verde, azul y amarillo.

El papel de color tiene un precio un poco mas elevado, por ello la mayoría del papel térmico que encontramos es de color blanco, sin embargo la diferencia de precio es muy pequeña comparado con la diferencia en calidad y luminosidad que ofrece el papel de color.

Consejos de cómo elegir el papel impresora

Si te ha gustado el artículo “Consejos de cómo elegir el papel impresora”, puedes compartirlo con un amigo/a.