¿Por qué las máquinas de fax usan papel térmico?

Una máquina moderna de fax escudriña un documento, lo reduce a una serie de dígitos que envía por teléfono hacia otra máquina de fax, que a su vez transforma los números en un facsímil del original.

En 1842 el escocés Alexander Bain propuso enviar imágenes por medio de la electricidad. Sin embargo, no fue hasta la década de 1920 que cobró auge el uso de máquinas facsimilares, principalmente en las oficinas, para el envío de documentos. El envío de un fax se convirtió en algo cotidiano con las mejoras tecnológicas de la década de 1970.

Una máquina moderna de fax escudriña un documento, lo reduce a una serie de dígitos que envía por teléfono hacia otra máquina de fax, que a su vez transforma los números en un facsímil del original.

El corazón de una máquina de fax es el foto-diodo, instrumento que emite una pequeña descarga eléctrica cuando la luz incide sobre él. Una máquina de fax para una oficina o el hogar contiene 1,728 foto-diodos dispuestos en hilera, como las cuentas de un collar.

Un rodillo pasa el documento 0.25 mm por vez, frente a una lente que enfoca la imagen de la página frente a la hilera de foto-diodos, cada uno de los cuales responde a una diminuta zona del papel liberando una señal eléctrica si es clara (en papel blanco), ninguna señal si es oscura (parte de una letra impresa o alguna marca del papel).

La lista resultante de 1,728 valores de “si” o “no” (1 o 0) se transmite a la línea telefónica. Luego el documento avanza para que los foto-diodos escudriñen los siguientes 0.25 mm. El número 1,728 y la distancia de 0.25 mm se relacionan con una resolución de 100 puntos por pulgada a lo ancho y largo del papel, la medida estándar para las máquinas de oficina durante unos años.

En el extremo receptor, la correspondiente hilera de 1,728 alambritos paralelos entra en contacto con un papel recubierto con una capa especial. Si el foto-diodo correspondiente del escáner lee “sí”, una corriente eléctrica fluye por el alambre y produce un diminuto punto de calor en el papel.

Muchos instrumentos pequeños, como las calculadoras portátiles, utilizan el calor para imprimir. Con este sistema se logra que el impresor sea más barato y mucho más compacto que la estorbosa y complicada maquinaria de muchas fotocopiadoras de oficina.

Aunque la máquina de fax requiere forzosamente de papel térmico, que es molesto y caro, ya está en proceso la elaboración de papel simple, incluso para impresión láser