Papel impreso a 1 tinta – El mercado de las oportunidades

Las posibilidades que te brinda el papel impreso a 1 tinta

Ante la constante fluctuación de los precios en el mercado del papel térmico, quizás es el momento de valorar la oportunidad de pasarnos al papel impreso a 1 tinta.

Si bien es verdad que el consumo de algunos negocios en papel de ticket es poco significativo, para los comercios en el que el papel térmico es un gasto más en las facturas del mes puede ser una inversión a medio plazo cambiar sus rollos térmicos convencionales por papel impreso a 1 tinta.

La relación calidad-precio de este tipo de papel térmico es proporcional a la cantidad de rollos que vengamos gastando normalmente. Por ejemplo, para una pequeña tienda de comestibles en la que se pueden gastar 5 rollos de papel cada 6 meses, quizá no sea una buena elección utilizar papel impreso a 1 tinta. Sin embargo, para pequeños y medianos supermercados que vengan gastando 60 – 100 rollos de papel en medio año, el uso de rollos de papel personalizados puede ser una manera muy efectiva de llegar a sus clientes y aprovechar el escaparate publicitario que puede suponer.

Sobre el uso publicitario del reverso del ticket podemos decir que es la fórmula que más arraigo tiene en los consumidores habituales de papel impreso a 1 tinta. La publicación de ofertas, bonos, descuentos o cualquier otra promoción ya sea de la propia empresa o de un tercero, es un ejemplo claro de adaptación a las circunstancias comerciales del momento actual.

La impresión de bonos o descuentos para nuestros clientes propios es una forma perfecta de fidelización, ya que de esta manera estamos invitando a que vuelvan a nuestro establecimiento y aprovechen los descuentos que les regalamos en los reversos del papel impreso.

Como último consejo, el papel impreso a 1 tinta es el soporte ideal para nuestro logotipo de empresa, además del lugar perfecto para informar de nuestras condiciones de venta, devolución, y cualquier alusión a garantías o servicio técnico.