Rollos ticket personalizado: ¿el sustituto del papel térmico blanco?

El cambio llegó con los rollos ticket personalizado

Ante la oleada de propuestas de negocio que nos llega a diario, cada vez vemos con más regularidad comercios en los que los rollos ticket personalizado son la elección a la hora de entregar una factura simplificada.

¿Estamos ante el principio del fin del papel térmico blanco?

El uso de papel térmico blanco convencional está más que extendido por todo el mundo. Si bien es verdad que es un papel muy versátil y económico, tenemos como ejemplo la amplia proliferación en mercados emergentes de empresas de publicidad y márketing dedicadas exclusivamente a hacer publicidad de terceros. Y es por esto que los rollos ticket personalizado son un producto que por días va cobrando más fuerza frente a su hermano menor el papel térmico blanco.

Pero, ¿qué ventajas reales tiene sobre el papel térmico convencional?

La principal diferencia entre uno y otro es al mercado que está dirigido.

El papel térmico blanco tiene un usuario muy identificado, comercios de pequeño o mediano alcance, cuyo uso de papel térmico se ve limitado exclusivamente a la entrega de simples tickets de caja o pesos en carnicerías, pescaderías, etc.

El papel térmico personalizado entra en juego cuando subimos un (pequeño) es calón adicional, y nos encontramos con pequeñas cadenas de supermercados, tiendas de moda, calzado, etc. Este tipo de comercios gustan de diferenciarse unos de otros, y como no podía ser de otra manera, los rollos ticket personalizado son un fuerte aliado que marca la diferencia a última hora.

El uso de papel térmico impreso para promociones, bonos descuento, o simplemente publicidad de terceros, es una práctica muy extendida hoy en día en capitales. Es cuestión de tiempo que veamos cómo empresas del sector publicitario se dediquen cada vez más a la promoción y tirada de este tipo de papel térmico, ya que se pueden englobar multitud de servicios de publicidad en un solo servicio.

Para el negocio que elija utilizar este tipo de papel, puede conllevar la ventaja de no tener que invertir ni un solo euro en este material (la mayoría de las veces desechable). Esto se debe a que si decidimos utilizar un ticket publicitario externo, la mayoría de las veces la propia campaña es la que financia la producción del papel, por lo que el negocio en sí no tendrá que gastar nada en rollos ticket personalizado.